Por favor, haz un clic sobre los anuncios cuando pases por mi blog, ya? =)

Resumen de la Biblia (antiguo testamento)

2 comentarios
Este resumen es hecho por mí. Creo que sé suficiente de la Biblia para escribir esto, y a más de alguien espero que le sirva. He sido lo más imparcial posible en cuanto al relato se refiere, y solo he mencionado los hechos a grandes rasgos.
_______________________



En el principio Dios creó el mundo. Después creó a una pareja de humanos, Adán y Eva, y los puso a vivir en un paraíso, un lugar como un jardín, a condición de que no comieran del fruto de un arbol en especial como muestra de obediencia. Un ángel de Dios, hablando a través de una serpiente, convence a Eva de comer de ese fruto, y ella y Adán comen de él. Dios los expulsa del paraíso y lo castiga, a ellos y a todos sus descendientes, a padecer enfermedades, envejecer y morir. Dios dice que algún día aparecerá una descendencia que aplastará la cabeza de la serpiente.

Los seres humanos se multiplican. Para mantenerse juntos, deciden crear una torre gigantesca, llamada La Torre de Babel. Pero como Dios quería que los seres humanos se esparcieran por toda la tierra, los confunde haciendolos hablar en distintos idiomas, con lo cual fracasan y se dispersan.

Con el paso del tiempo la humanidad se hace más y más numerosa y Dios, viendo que gran parte de la gente se ha vuelto mala, decide inundar la tierra con una lluvia torrencial (conocida como el diluvio), de la que solo se salva la familia de Noé, dentro de una arca gigante, con una pareja de cada tipo de animales terrestres.

El ángel que convenció a Eva de comer del fruto del árbol prohibido, llamado Satanás, piensa que el hombre solo se interesará en servir a Dios si es que con eso se beneficia. Dios piensa que no es así. Para resolver este dilema, Dios autoriza a Satanás a hacer todo el daño posible a uno de los más fieles siervos de Dios, llamado Job. Satanás mata a la esposa e hijas de Job, le hace perder sus bienes y esclavos y le provoca una enfermedad terrible,pero Job sigue fiel a Dios. Satanás pierde el debate, y Dios le da a Job una esposa nueva, más hijas y más posesiones.

Llega a existir un hombre llamado Abraham, a quien Dios lleha a querer mucho. Para probar su fidelidad, Dios le pide que mate en sacrificio a su único hijo, llamado Isaac. Abraham accede, y justo antes de que mate a su hijo, Dios lo detiene y le dice que, en premio a su obediencia, sus descendientes llegarán a formar un pueblo al que Dios protegerá y guiará.

Muchos años después, los descendientes de Abrahám llegan a convertirse en una gran nación, el pueblo de Israel, que ha llegado a ser esclavizada del imperio Egipcio. Dios se le aparece a un pastor llamado Moisés, a quien le dice que Su nombre es Yahvé o Jehová (en esto los estudiosos aún no se ponen de acuerdo), y que con ese nombre desea ser conocido. Luego envía a Moisés a los israleitas, para que les diga que Dios (Jehová) ha escuchado sus ruegos y sus cadenas de esclavos y ha decidido liberarlos y conducirlos a una tierra donde serán libres. El faraón egipcio no quiere permitirles partir, y Jehová envía diez plagas contra los habitantes de Egipto, para convencerlos de su poder: Sangre, ranas, mosquitos, moscas, peste, úlceras, tormenta, langosta, tinieblas, muerte de los primogénito.




El faraón decide liberarlos, y los israelitas se van. Llegan al desierto y van rumbo a la tierra que Dios le prometió para vivir.

Al llegar a un monte llamado Sinaí, Jehová le dice a Moisés que suba hasta la cima, y le entrega unas tablas de piedra con los Diez Mandamientos, que son las leyes principales que el pueblo de israel debe cumplir para que Jehová los proteja y no los castigue. Posteriormente les entregará un listado de cientos de leyes más, indicando los rituales que deben hacer, asuntos morales, sociales, etc.

Al acercarse a la tierra prometida, ellos envían espías para ver que tal es la tierra, y descubren que esta´habitada por pueblos bárbaros, y la gente empieza a dudar. En castigo, Dios los hace vagar cuarenta años por el desierto, hasta que los que dudaron hayan muerto, y solo sus hijos entren en la tierra prometida.



Cuarenta años después llegan a la tierra de Canaán, que es el nombre de la tierra prometida. Con ayuda de Dios se establacen y aniquilan a las naciones paganas vecinas. Dios elige acerdotes para que sirvan como intermediarios entre Él y los isralelitas. Pero los israleitas en numerosas ocasiones se dejan influir por las costumbres de los otros pueblos, cosa que Jehová les tenía prohibida. Cada vez que el pueblo de vuelve infiel, Jehová los castiga permitiendo que los pueblos enemigos los ataquen y los maten. Cuando el pueblo se arrepiente, Dios elige a un líder, un salvador y Juez que logra organizar al pueblo de Israel, acabar con los enemigos y eliminar las malas constumbres entre el pueblo y volverlos al camino de Dios. Esta es la época de los Jueces. Sansón fue uno de esos jueces.

Con el tiempo, los israelitas le piden a Jehová que les permita tener un rey humano, como los demás pueblos. Jehová accede, y se inicia la época de los reyes de Israel. David fue el rey más destacado, pues Jehová le dijo que uno de sus descendientes sería un salvador o mesías que bendeciría a todos los humanos. Israel tuvo muchos reyes, algunos muy buenos y otros muy sanguinarios. Si el rey era fiel, Jehová bendecía su reinado y lo apoyaba en sus batallas contra otros pueblos. En caso contrario, Dios le traía problemas a su reinado o lo dejaba sin protección ante sus enemigos.


Aparecen también una serie de profetas, hombres a quienes Dios revela cosas mediante visiones o sueños, y a veces directamente hablandoles. Ellos deben dar a conocer lo que Dios les ha dicho, generalmente al rey vigente. Algunas de esas profecías son simbólicas y hablan de bestias mostruosas, las que representan a los futuros imperios mundiales y lo que les ocurrirá durante su existencia. Otras hablan de cómo será la vida de un futuro mesías, el que sería descendiente del rey David.




Con el paso del tiempo Israel se corrompe y se aparta de los mandatos de Jehová , por lo que Él permite que sea conquistada por el imperio de Babilonia, y los israelitas escalizados o muertos. Cuarenta años después, Jehová permite que sean liberados, al ser vencida Babilonia.

Los isralelitas reconstruyen su tierra y vuelven a ser fieles, al menos por ahora.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

probando probando...

Alejandro dijo...

Y no nos olvidemos de la ley establecida en el viejo testamento, que en resumen (Gracias F. Vallejo por resumen concedido) es:

"Saca al blasfemo del campamento y que muera apedreado" (Levítico 24:13-16).
"Los que adoren a otros dioses o al sol, la luna o todo el ejército del cielo, morirán lapidados"
(Deuteronomio 17:2-5). "Todo hombre o mujer que llame a los espíritus o practique
la adivinación morirá apedreado" (Levítico 20:27). "A los hechiceros no los dejaréis
con vida" (Éxodo 22:17). "Si alguien tiene un hijo rebelde que no obedece ni escucha
cuando lo corrigen, lo sacarán de la ciudad y todo el pueblo lo apedreará hasta que
muera" (Deuteronomio 21:18-21). "Si una joven se casa sin ser virgen, morirá apedreada"
(Deuteronomio 22:20, 21). "Si un profeta pretende hablar en mi nombre sin que yo
se lo haya mandado, o si habla en nombre de otros dioses, morirá" (Deuteronomio
18:20). "Al que ofrezca sacrificios a otros dioses fuera de Yavé lo mataréis" (Éxodo
22:19). "Si un hombre yace con otro, los dos morirán" (Levítico 20:13). "Si un hombre
toma a una mujer y a la madre de la mujer, se les quemará a los tres" (Levítico 20:14).
"Si un hombre yace con su hermana hija de su padre o de su madre y ve su desnudez y
ella la de él, serán exterminados en presencia de todo el pueblo" (Levítico 20:17). "Si un
hombre yace con una mujer durante su menstruación y descubre su desnudez, ambos serán borrados de en medio de su pueblo" (Levítico 20:18). "Si alguno comete adulterio
con la mujer de su prójimo, morirán los dos, el adúltero y la adúltera" (Levítico 20:10).
"Si se sorprende a un hombre acostado con una mujer casada, ambos morirán" (Deuteronomio
22:22). "Si alguno yace con la mujer de su padre, morirán los dos" (Levítico
20:11). "Si un hombre yace con su nuera, los dos morirán" (Levítico 20:12). "Si la hija
de un sacerdote se prostituye, será quemada viva" (Levítico 21:9). "El que le pegue a su
padre o a su madre morirá" (Éxodo 21:15). "El que maldiga a su padre o a su madre
morirá" (Éxodo 21:17 y Levítico 20, 9). "El que no obedezca al sacerdote ni al juez morirá"
(Deuteronomio 17:12). "Ningún varón que tenga un defecto presentará las ofrendas,
ya sea ciego o cojo, desfigurado o desproporcionado, enano o bisojo, sarnoso o
tiñoso, o jorobado, o con un pie o una mano quebrados o con los testículos aplastados"
(Levítico 21:18). "El que tenga los testículos aplastados o el pene mutilado no será admitido
en la asamblea de Yavé. Tampoco el mestizo hasta la décima generación" (Deuteronomio
23:1, 2). "Si compras un esclavo hebreo, te servirá seis años" (Éxodo 21:2).
"Si un hombre vende a su hija como esclava, ésta no recuperará su libertad como cua lquier
esclavo" (Éxodo 21:7). "Si un hombre hiere a su esclavo o a su esclava con un
palo y los mata, será reo de crimen. Pero si sobreviven uno o dos días no se le culpará
porque le pertenecían" (Éxodo 21: 20). "Si un hombre hiere a su esclavo en un ojo dejándolo
tuerto, le dará la libertad a cambio del ojo que le sacó" (Éxodo 21:26). "Si un
esclavo está contento contigo, tomarás un punzón y le horadarás la oreja y te servirá
para siempre. Y lo mismo le harás a tu esclava. No te duela darle la libertad pues te sirvió
seis años por la mitad del costo de un jornalero" (Deuteronomio 15:16-18). "No le
devolverás a su amo el esclavo que haya huido y se haya acogido a ti. Se quedará cont igo
en tu casa" (Deuteronomio 23:15,16). "Si una muchacha virgen está prometida a un
hombre y otro se la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella, entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad y los apedrearéis hasta que mueran: la joven porque no
pidió ayuda, y el hombre porque deshonró a la mujer de su prójimo" (Deuteronomio
22:23, 24). "El que toque un cadáver y no se purifique debe ser eliminado de Israel"
(Números 19:11-13). "Si alguno toma una mujer y se casa con ella pero después no le
gusta porque le encuentra algún defecto, le escribirá entonces una carta de divorcio y se
la entregará antes de despedirla de su casa" (Deuteronomio 24:1).