Por favor, haz un clic sobre los anuncios cuando pases por mi blog, ya? =)

Nadie está solo

2 comentarios

Generalmente la soledad se ve como algo no deseable. Nuestra forma de vida nos acostumbra a no querer jamás estar solos. Y si no tenemos compañía podemos prender la televisión, oír algo de música o usar el internet. Nuestra sociedad nos entrega todo para que no tengamos que "sufrir" la soledad.

Y mucha gente se acostumbra a estar en compañía de los demás. Algunos ni siquiera soportan almorzar solos, y se empiezan a sentir mal si pasan mucho tiempo sin alguien a su lado.

¿Por qué ese miedo a estar solos? ¿De dónde nace esa obsesión por tener la compañía de alguien o de algo en todo momento? Tal vez sea porque nos hemos acostumbrado a tener la mente distraída en algo. Es interesante el hecho de que si estamos solos y en tranquilidad, puede que empecemos a pensar. Pensar en nosotros mismos, en nuestra vida, en lo que hacemos, en nuestros sueños, en lo que somos, en lo que creemos, en lo que esperamos... En fin, en un montón de cosas que en una vida ocupada y siempre entretenida con algo no se suele considerar.



Dedicamos tiempo a estudiar alguna carrera, a trabajar y cumplir nuestras labores, a salir a divertirnos, pasar tiempo con nuestros seres queridos, buscar una pareja, etc. Pero ¿cuánto tiempo dejamos para meditar acerca de quiénes somos, qué nos gusta, qué esperamos de nuestra vida? Y es que si no tenemos claro qué queremos, puede que vayamos en pos de una meta errónea, o solo sigamos la corriente. Y puede que con el paso de los años nos demos cuenta de que lo que tenemos nunca lo quisimos en realidad, pero ya no sea posible volver a empezar.

Hace poco leí en un libro esta frase:

"El conocimiento reside en cabezas repletas con pensamientos de otros hombres. La sabiduría, en mentes atentas a sí mismas"

Tal vez tomarnos algo de tiempo para separarnos del mundo sea una buena idea. No tiene que ser algo complicado. Un paseo por la tarde, una caminata por la playa, una noche sin encender la tv... nada tan elaborado. El llegar a conocerse a sí mismo vale la pena.



2 comentarios :

láquesis dijo...

Considero que la soledad en su justa medida es benefico para todos, para reencontrarse.
Pero siento que los seres humanos, como animales políticos que somos, estamos confeccionados para crecer en conjunto; con nuestros amigos, familiares o con la persona que compartamos nuestra vida en ese momento. Pero con la "mente atenta a sí mismas", con cuidado de no perder nuestra esencia, ese debería ser el enfoque.

Yo personalmente necesito de la gente, creo que si tuviera mucho tiempo para solo estar con mis pensamientos me volveria algo desquiciada.

saludos

Azur dijo...

"Algunos encuentran el silencio insoportable porque tienen demasiado ruido dentro de ellos mismos" (Robert Fripp)

;)