Por favor, haz un clic sobre los anuncios cuando pases por mi blog, ya? =)

Un gatito pequeño y perfumado

4 comentarios
Ayer por la tarde escuché unos fuertes maullidos que venían desde el patio de la casa de al lado.  Los maullidos parecían  ser de un gato pequeño. Pocos minutos después salgo a mi patio, y veo que en el cerco que divide ambas casas hay un pequeño gatito gritando, similar al de la imagen:






Lo tomé en mis brazos y se dejó, al parecer estaba acostumbrado a los humanos. Tenía el pelaje suave, limpio y con olor a perfume. Esos típicos perfumes para gatos que algunos compran para que su gato huela como cualquier cosa, menos como gato. Y el pelaje que parecía recién lavado, sumado al aroma de flores y frutas, le daba un aire más que de peluche que de animal.

Y mientras lo llevaba hacia dentro de mi casa, me puse a pensar.

Hay algo que realmente no entiendo. Si yo quiero un juguete, voy y me compro uno. Si quiero un adorno para mi casa, voy a alguna tienda y elijo uno que me guste. Si deseo tener una mascota, adopto una que no tenga dueño (en este caso no voy a la tienda de mascotas).

Pero existen muchas personas que no siguen ese mismo método, al menos en lo que a los animales se refiere. Cuando compran un animal de compañía (en este caso,  es muy posible que vayan a la tienda de mascotas) , al parecer también creen que compran un juguete y un adorno, todo en uno. Por lo tanto, el desdichado animal deja de ser tratado como tal y pasa a ser considerado como una cosa linda de la casa. Por consiguiente el gato (imaginaremos que el animal elegido es un gato, pues en esta nota estamos hablando de un gato) es bañado una vez por semana, es perfumado con algun 'perfume para gatos' para que esté oloroso, se le cortan las uñas con un 'cortauñas para gatos' para que no dañen el acolchado de los sillones, se le cortan los bigotes para que se vea 'mas lindo', es peinado con un 'cepillo para gatos' para que su pelo esté suave al tacto,  le colcan un collar antipulgas con una campanita o alguna chuchería que suene, le compran arena especial para que pueda hacer sus necesidades sin salir al exterior. Se le dan medicamentos o alimento especial para que no bote pelo, le ponen decenas de inyecciones para desparasitarlo y  para que no se enferme de a, b ni c, le compran muchos 'juguetes para gatos' para que se divierta, le aplican una inyección más para hacerlo infértil, no lo dejan salir afuera de la casa para que no se meta con otros gatos ni se ensucie, y después de todo eso, damas y caballeros, el gato está listo para ser parte de la familia.



El resultado de toda esa asquerosa transformación es un pobre animal que ha sido adaptado lo más posible para parecerse a un peluche animado. Hay algo bastante torcido en todo esto, a mi parecer. Si bien la mascota resultante se ve 'bonita' a los ojos de los demás, y sea tratada con cariño y no le falte nada, yo no puedo estar de acuerdo con eso. Aún no he podido comprender qué tipo de gente puede tomar a un ser vivo y forzarlo a vivir de una forma completamente artificial sólo para su propio y egoísta disfrute. Esto ya ni siquiera se puede llamar domesticar. Es más bien tomar a un animal y convertirlo en una mascota de plástico, y reprimir sus más básicos instintos y medio de vida para reducirlo a un ser torpe y delicado, que muchas veces se vuelve incapaz de defenderse o de sobrevivir por sí mismo, producto del trato mediocre e irresponsable de sus amos.

¿Qué tipo de despreciables personas hacen esto? Generalmente son personas superficiales. Posiblemente cuiden mucho de su apariencia y se llenen de productos y de ropa de marca, y quieren que su mascota sea parte de ese mundo en donde las cosas deben verse bonitas, según el concepto de belleza de esas personas, desde luego. Y un animal que arañe a las personas que quieran jugar con él,  que ande empolvado y sucio a veces,  que se trepe a los muebles y que atrape ratones y juegue con grillos, que a veces haga caso cuando lo llaman y otras no, no encaja en ese sistema. Entonces consiguen un animal,  lo llenan de cuidados excesivos y lo 'humanizan' lo más posible, llenándolo de cosas que ni le son necesarias ni le son beneficiosas. Bueno, muchas veces las personas que actúan así hacen lo mismo con sus vidas también.

Cuánta insensatez y cuánta estupidez...

Al menos el gato que me encontré  al parecer no había llegado a tales extremos. Y en dos horas más, el destino le encontró un dueño :)

4 comentarios :

Azur dijo...

¿sabes qué? algunas personas se compran gatos cuando lo que quieren es tener un hijo, pero lo más lamentable es que otros tienen hijos cuando querrían tener un perro...

Angelorum dijo...

Rayos! pobre hijo o gato... :s

Anónimo dijo...

Valiente mierda has escrito, animalista de los cojones

Maribel Campos dijo...

Mal vamos si piensas que ese gatito encontró un dueño, nunca serás ni debes sentirte dueño de él, podrás llegar a ser su amigo, pero nunca su dueño, no es de peluche como tu dices.