Por favor, haz un clic sobre los anuncios cuando pases por mi blog, ya? =)

Las mujeres y el tiempo de espera

3 comentarios
El otro día quedé de encontrarme con una amiga en cierto lugar a una hora determinada. Llegue puntual, y luego de esperarla unos 25 minutos, asumiendo que no vendría o que habían cambiado los planes, di una vuelta por el lugar y me marché.

Un día después hablo con mi amiga. Ella me dice: "Pero si es verdad, el otro día llegué tarde, como veinticinco minutos después, y te estuve esperando. Yo cuando digo que llegaré, siempre llego. Mira, para la próxima ocasión, si tu llegas a la hora convenida, y ves que yo no llego, espera. Yo cuando digo que voy, voy."

Me quedé pensándolo unos momentos. -Claro, o sea, si quedamos en  salir a las cinco y yo llego a las cinco al lugar y no la veo, me siento a esperarla, ¿qué mejor?. Y si el tiempo pasa y veo que ya son las cinco y cuarenta, no importa. Yo espero. Y si comienza a volverse frío el ambiente y anochece  y dan las ocho, pues yo, estoicamente, sigo esperando. Y si llegan las diez, bueno, yo como hombre discernidor y constante, sé que estoy en mi  lugar, así que espero.

O sea, mi misión estaba clara: ESPERAR.

La quedé mirando un breve instante y le dije: "-Ah, perfecto, o sea que si no llegas, yo me tengo que quedar sin moverme del lugar, hasta que llegues."

- Exacto, porque si no, sería como una muestra de falta de lealtad.

- Una muestra de falta de lealtad... me dije para mis adentros. ¿Y qué hay de los minutos que uno pierde esperando cual árbol plantado? Pues, de los minutos no me dijo nada. Esos no descuentan puntos en la escala de la lealtad, ni en ninguna otra.



Me quedé pensando que al parecer es cierto que para las mujeres el tiempo corre a una velocidad distinta. Y que al parecer no tiene el mismo valor, o al menos no de la misma forma, que para los hombres. Es cosa de ver lo que ocurre cuando una mujer dice: "espérame cinco minutos, me estoy terminando de arreglar...". Al escuchar decir esas palabras, uno sabe que lo mejor es buscar un libro o un diario, y un buen sillón, y acomodarse.

De todas las chicas que conozco, amigas o con las que he salido, no conozco a ninguna que, con el paso del tiempo, no termine llegando tarde. Debe ser algo biológico.

¿Y qué podemos hacer al respecto? Pues nada. Al menos con mi amiga ya he resulto ese problema. De ahora en adelante la paso a buscar a la casa para no tener que esperarla.






3 comentarios :

Anónimo dijo...

Sinceramente me reí todo el rato que lo estuve leyendo, muy buen relatador :D congrats, lo bueno es que te quedó claro que si llegaré, asi es que mejor antes de irte pensando que no llegaré llamame >.<! xd

Azurness dijo...

Bueno, no todas las mujeres llegan tarde!!

Maite dijo...

Nose xd super weona tu amiga (sin ofender) como qe en vez de asumir su propio error.. se qita la culpa culpándote a ti. Mala costumbre de algunas personas :B
Me gustó si lo qe escribiste xd